Livingstone, Zambia

Cataratas Victoria desde el lado de Zambia
El país más pobre del mundo es también a mi gusto uno de los más lindos y con la gente más especial del mundo. Con su pobreza, calles de tierra, cortes de electricidad, agua no potable, peligro de adquirir malaria y en general falta de infraestructura, se van a encontrar un país natural, poco pretencioso, con gente que se van a aprender su nombre como si fueran amigos desde hace muchos años y donde van a tratar de hacerlos sentir bienvenidos y queridos donde sea que vayan.

África en general es un  lugar impresionante (mi continente favorito) pero Zambia es especial.

El primer consejo que les voy a dar es que sean humildes cuando vayan, no pretendan encontrar buenos restaurantes, aeropuertos modernos, ni hostales del primer mundo, pero sobre todo vean a las personas del país como iguales, traten de entender sus carencias y traten de ayudarles en lo que puedan. Traten de entenderlos y disfrutar del mundo como ellos lo hacen. Ellos son felices con lo mínimo y eso es lo mejor del país y del continente; nos hace darnos cuenta que tenemos demasiado y que eso no es importante. Por favor cuando vayan descubran eso.

La llegada a Livingstone se puede hacer por tren, avión o bus. La distancia desde el aeropuerto al centro de la ciudad es muy corta así que no tengan miedo en tomar un taxi, además de que es barato es más cómodo y los taxistas son agradables.

La ciudad en sí es más un pueblo grande que una ciudad pequeña. Prácticamente que toda la vida se resume a una calle con unos pocos restaurantes y la cantidad de hostales y hoteles es poca. Puede parecer un poco insegura pero personalmente no vi grandes peligros. Afuera de los hostales se ponen muchos vendedores ambulantes pero con un simple "No gracias" no molestan más.

La atracción principal son las Cataratas Victoria, un lugar realmente impresionante. De verdad que uno podría pasar horas atónito simplemente viendo esa cantidad de agua caer, disfrútenlo, caminen mucho y tomen muchas fotos; existen muchos puntos donde se pueden tomar fotos increíbles. Eso sí asegúrense de proteger las cámaras del agua, incluso recomiendo que alquilen un poncho para cubrirse ustedes porque la cantidad de agua es mucha y se van a mojar.

Para llegar a las cataratas muchos hostales tienen transporte gratis pero el regreso se hace en taxi, el cual pueden compartir con otros huéspedes del hostal para ahorrarse un poco de dinero.

El río Zambezi, donde están las cataratas, son el límite entre Zambia y Zimbabwe. Muchas personas dicen que la mejor vista de las cataratas es desde Zimbawe, a mí sinceramente me gustó mucho desde Zambia además de que conseguir la visa de entrada puede ser complicada para algunas nacionalidades. Yo soy costarricense y no la podía conseguir en la frontera así que me metí de ilegal unos metros por debajo de una malla metálica y me salí al rato de vuelta a Zambia.
Frontera con Zimbabwe

Pero lo realmente interesante de esta frontera es que en el puente fronterizo está uno de los saltos bungee más altos del mundo. A pesar de que el mes pasado a una muchacha se le reventó la cuerda en este mismo lugar se los recomiendo muchísimo (no creo que les pase otra vez). El salto cuesta $110 pero por $130 pueden hacer el salto bungee, un canopy y un salto en péndulo. Vale la pena.

Aparte de esto existen muchas actividades como vuelos en helicóptero o en ultraligero para ver las cataratas desde el aire, rápidos, vistas de las cataratas en luna llena, safaris y la visita a la "Piscina del Diablo" si la época del año lo permite.

Una actividad muy bonita que se puede hacer y que llena mucho es ir los domingos a jugar con los niños del orfanato local, muchos de ellos enfermos de SIDA (por cierto nunca tengan sexo sin protección en África) o incluso en las pizarras de información de los hostales se van a encontrar solicitudes de voluntarios para construir escuelas. Todas esas actividades les van a dejar una gran satisfacción.
Salto bungee en las Cataratas Victoria
En el centro de Livingstone hay un mercado de artesanías muy lindo, vayan y compren cosas locales. Pueden regatear pero no se abusen, recuerden que esta gente lo necesita. Incluso les van a pedir medias o camisetas para intercambiar por artesanías ya que para ellos son difíciles de conseguir. Incluso aunque parezca increíble les van a pedir lapiceros para que los niños puedan estudiar así que este es un buen consejo: lleven cajas de lapiceros para regalar, de verdad que los van a hacer muy felices a los niños locales.

Como dije al principio, África y Zambia los van a enamorar, dejen cualquier prejuicio en casa y enamórense del lugar, disfrútenlo, vívanlo y aprendan de la vida simple. Van a querer regresar.


3 comentarios:

juandrix dijo...

vivo en santo domingo, como puedo viajar a zambia, aqui parece que no hay embajada ni consulado, o por lo menos de¡ime tu experiencia con el visado

Oscar E. Rosabal Ross dijo...

No se necesita llevar por anticipado, se compra en el aeropuerto. Se paga y listo.

Saraiba dijo...

Gracias por a información! Me ha gustado mucho. La próxima semana me voy Zambia.